Protección de los trabajadores expuestos a campos electromagnéticos

El Boletín Oficial del Estado, de 29 de julio, publica el Real Decreto 299/2016, de 22 de julio, por el que se transpone al ordenamiento jurídico español la Directiva 2013/35/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de junio de 2013, sobre las disposiciones mínimas de salud y seguridad relativas a la exposición de los trabajadores a los riesgos derivados de agentes físicos (campos electromagnéticos).

En él se regulan una serie de disposiciones encaminadas a evitar o a reducir los riesgos e incluye la obligación empresarial de elaborar y aplicar un plan de acción, que deberá contar con las medidas técnicas y/o de organización destinadas a evitar que la exposición supere determinados valores límite; determina los valores límite de exposición y los niveles de acción; establece la obligación de que el empresario realice una evaluación y, en caso necesario, mediciones o cálculos de los niveles de los campos electromagnéticos a que estén expuestos los trabajadores e incluye una relación de los aspectos a los que el empresario deberá prestar especial atención al evaluar los riesgos; especifica que los trabajadores no deberán estar expuestos en ningún caso a valores superiores a los valores límite de exposición, salvo cuando la exposición esté relacionada con: la instalación, el ensayo, el uso, el desarrollo, el mantenimiento o la investigación de equipos de imagen por resonancia magnética (IRM) para pacientes en el ámbito sanitario, siempre que se cumplan todas estas condiciones:

1ª. Que la evaluación de riesgos haya demostrado que se han superado los valores límite de exposición

2ª. Cuando, teniendo en cuenta el estado de la técnica, se hayan aplicado todas las medidas técnicas y/o de organización.
3ª. Si las circunstancias justifican debidamente la superación de los valores límite de exposición.

4ª. Cuando se hayan tenido en cuenta las características del lugar de trabajo, del equipo de trabajo o las prácticas de trabajo.

5ª. Que el empresario demuestre que los trabajadores siguen estando protegidos contra los efectos adversos para la salud y contra los riesgos para la seguridad. En particular asegurándose de que se siguen las instrucciones de uso seguro facilitadas por el fabricante de conformidad con la normativa aplicable.

El Real Decreto recoge dos de los derechos básicos en materia preventiva, como son la necesidad de formación de los trabajadores y la información a éstos, así como la forma de ejercer los trabajadores su derecho a ser consultados y a participar en los aspectos relacionados con la prevención; y se establecen disposiciones relativas a la vigilancia de la salud de los trabajadores en relación con los riesgos por exposición a campos electromagnéticos, y, finalmente, se hace referencia al régimen sancionador para los supuestos de incumplimiento.

Podrán acceder al texto del Real Decreto en la dirección siguiente:
https://www.boe.es/boe/dias/2016/07/29/pdfs/BOE-A-2016-7303.pdf

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.

Aceptar Más info