SEA Empresarios Alaveses ha reconocido hoy con sus premios Juan José Azurmendi la trayectoria empresarial de las compañías Pferd Rüggeberg y Lázaro Ituarte-Grupo Valvospain, así como la carrera profesional de los empresarios José María Sánchez Antón y Javier Balsategui Madinabeitia.

 

La empresa de abrasivos Pferd Rüggeberg inició su andadura empresarial en 1965 en Álava, cuando un joven alemán comenzó a fabricar junto a un reducido número de personas discos de corte y desbaste. Gracias a su plena consolidación, en 2004 continuó apostando por la innovación con la construcción en Vitoria de la fábrica de abrasivos más moderna de Europa. La presencia de Pferd en el mundo, con más de 100 delegaciones comerciales trabajando en estrecha colaboración, conlleva un servicio integral y una gran capacidad de suministro.

 

Por su parte, Lázaro Ituarte fue fundada en Amurrio en 1926, dedicándose desde su origen a la valvulería y otros productos del metal. Desde hace once años pertenece al Grupo Valvospain, el resultado de la unión de Lázaro Ituarte, Fluval y MTS. Este grupo empresarial es un ejemplo de dominio y liderazgo tanto del diseño como del proceso de fabricación de válvulas industriales para proyectos bajo pedido.

 

En cuanto a los empresarios homenajeados, José María Sánchez Antón, natural de la localidad conquense de Santa Cruz de Moya, logró la titulación de Ingeniero Técnico Químico en la Universidad Laboral de Tarragona. Tras una primera etapa profesional en Barcelona, en 1968 se trasladó a Logroño, donde fundó la empresa Químicas Kupsa, hoy Kupsa Coatings, en Oyón. La actividad de esta firma ha estado basada en la producción de barnices para el sector de la madera, la producción de pinturas industriales, así como recubrimientos para envases metálicos.

 

Hace 20 años fundó la compañía Química Europea de Resinas, dedicada a la producción de resinas muy variadas. Y, además, combina esta faceta profesional con su gran pasión por la elaboración de vinos en Bodegas Cornelio.

 

El segundo empresario premiado, Javier Balsategi Madinabeitia, nació en Otazu en el seno de una familia de agricultores. Sus padres le brindaron la oportunidad de estudiar en el centro Jesús Obrero, donde obtuvo el título de Maestría Industrial Mecánica. A partir de ahí comenzó una andadura profesional que le llevó a combinar la fundación de Talleres Betoño con la impartición de clases nocturnas en Jesús Obrero.

 

En 1975 creó, junto a tres compañeros de Talleres Betoño, un nuevo proyecto empresarial que bautizaron como Talleres Aratz. Esta firma, dirigida en solitario por Balsategui desde hace dos décadas, se ha dedicado desde entonces de forma exclusiva al mecanizado, y las piezas que elabora tienen como destinatarios a los sectores hidroeléctrico y aeronáutico.

 

Además de los citados premios, SEA Empresarios Alaveses ha otorgado una mención especial a Egibide por su 75º aniversario. Este centro, fruto de la unión de Diocesanas y Jesús Obrero, ha marcado el desarrollo industrial y también social de Álava. Así mismo, ha representado el punto de partida de gran parte de los empresarios actuales del territorio.

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.

Aceptar Más info