Lehendakaritza, sede de la Presidencia vasca, ha acogido este martes , 24 de noviembre, la entrega de los premios Joxe Mari Korta correspondientes al ejercicio 2015, que han distinguido y reconocido la trayectoria profesional de los empresarios Pedro Abásolo (a propuesta de SEA Empresarios Alaveses), Manu Galíndez, José Luis Larumbe e Iñaki Alkorta.

El tribunal ha querido destacar y agradecer el trabajo en el mundo empresarial de estas cuatro personas, que han recibido el premio de manos del lehendakari Iñigo Urkullu y recibido el aplauso de una gran representación empresarial, institucional y social allí reunida.

En su discurso de agradecimiento, Pedro Abásolo, ha recordado, emocionado a todos los profesionales que han compartido trayectoria profesional en su camino; a su familia, a las Instituciones vascas por apoyar sus proyectos; y a SEA “por acordarse de mi y, muy especialmente a su Presidente, Pascal Gómez”. Abásolo, tras destacar el ejemplo de Joxe Mari Korta, ha afirmado que la carrera de empresario no es fácil. Está jalonada de aciertos y errores, de fracasos y éxitos, ha dicho.

Alava y la comarca alavesa del Valle de Ayala han sido escenario cómplice y testigo de sus grandes proyectos vitales desde el punto de vista empresarial. No en vano, los últimos 25 años ha sido Presidente y accionista de la empresa alavesa Tubos Reunidos, Presidente de Productos Tubulares y Consejero de Inauxa.


Biografía

Nació en Bilbao el año 1944 en el seno de una familia numerosa y de padre ferroviario. No es casual, por tanto, que su alumbramiento tuviera lugar al lado de la estación del tren de Atxuri pues vivían en las proximidades. Raíces geográficas y familiares que siempre tiene presentes y lleva con orgullo, porque en gran parte han marcado su carácter y devenir personal y profesional.

Desde que tiene uso de razón y recuerdo, reconoce que se le dan bien los estudios y con un carácter perfeccionista y tenaz recorre todas las fases de su formación, simultaneando los estudios y el trabajo, pues, dada la situación familiar, todos tenían que aportar en casa. Siempre con el aliento tanto de sus maestros como de su padre primero pasó por las Escuelas García Rivero de Atxuri, luego por los Hermanos Maristas de Bilbao y ya con 24 años finalizó con las máximas calificaciones en el año 1968 sus estudios de Ingeniería Industrial en la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Bilbao, Escuela que forma parte de la historia de su ciudad.

Su actividad como ingeniero, absolutamente vocacional, comienza en la empresa S. A. Echebarría, en la que comienza trabajando en los talleres y en la que a la temprana edad de 36 años le nombran Director General Industrial del Grupo, en una situación crítica de la compañía tanto en lo económico como laboral, con varios miles de trabajadores a su cargo. Lógicamente las evidentes carencias en su formación son cubiertas con cursos acelerados en el IESE de Barcelona, con los más ilustres profesores, siendo junto a la dureza de la gestión de la compañía una auténtica escuela de aprendizaje de lo que era la realidad empresarial y el enorme desafío que supuso ese primer gran proyecto desde la perspectiva de la gestión con el máximo nivel de responsabilidad , y, en ocasiones diría de soledad, ante la toma de decisiones que podían significar la salvación o destrucción de miles de puestos de trabajo.
A los 40 años, tras la dura pero enormemente rica experiencia anterior, decide comenzar a desarrollar su latente vocación empresarial, ya no desde la gestión sino desde el papel de empresario. Continuó manteniendo su relación con el entonces Grupo Acenor e inició una estrecha colaboración con el entonces Banco Bilbao en la resolución de algunos problemas de su Grupo Industrial. En esta fase ocupó entre otros las siguientes posiciones:

Director General de la empresa de Cobre Electrólica y Metales S.A. (ERCOSA).
Accionista y Consejero de SIA, Sociedad Industrial Asturiana Santa Bárbara.
Creador y Presidente de Acenor I+D en la actualidad el centro de Investigación de referencia del Grupo Gervau.
Presidente del Grupo Olarra.
Presidente de Forjas de Amorebieta.

En una fase posterior de su actuación empresarial bien solo o acompañado participo en las siguientes empresas:

Presidente de Nervacero.
Presidente de Altos Hornos de Bergara.
Vicepresidente de Unión Cerrajera.
Accionista y Consejero de IDS primera empresa en España dedicada a la inteligencia artificial.
Presidente de Mecaner.

Asimismo y como complemento a su actividad en el mundo empresarial privado, ha ocupado también significativas posiciones en la empresa pública:

Consejero de la Sociedad de promoción Industrial DENAC.
Consejero de la SPRI.

Alava y la comarca alavesa del Valle de Ayala han sido escenario cómplice y testigo de sus grandes proyectos vitales desde el punto de vista empresarial. No en vano, los últimos 25 años ha sido Presidente y accionista de la empresa alavesa Tubos Reunidos, Presidente de Productos Tubulares y Consejero de Inauxa. Periodo donde se han producido diferentes hitos y logros:

- La valoración en bolsa de Tubos Reunidos pasa de ser 3 millones de euros a 1.100 millones de euros en el año 2007, y su base accionarial de 400 a 7.000 accionistas.
- 2.000 puestos de trabajo, gran parte de ellos de mano de obra directa de producción
- Una consolidación internacional exportando en la actualidad el 80% de su cifra de negocios, lo que ha implicado un cambio cultural y organizativo muy importante.
- Ejecución de un plan de inversores en los últimos años por importe de 400 millones de euros que han permitido transformar las fábricas en centros competitivos y del más alto nivel tecnológico.
- Futura implantación de una Planta en el parque Industrial de Subillabide en unión con el líder mundial Marubeni y con el decidido apoyo del Gobierno Vasco y la Diputación Foral de Álava. Esta planta estará dotada de las más modernas tecnologías para la fabricación de los tubos de última generación para la extracción de petróleo en condiciones extremas. Sus expectativas de creación de puestos de trabajo de calidad son elevadas.

“Durante estos años de frenética actividad, diría que mi mayor hobby, porque así lo he vivido, ha sido la dedicación a mi vocación de creación de EMPRESA (con mayúsculas), no tanto por su faceta económica sino por la satisfacción personal que supone de aportación a la Sociedad y superación de retos”.

Por otro lado, es un lector compulsivo de todo tipo de literatura; practicante diario del caminar, bien sea unos días por el remozado paseo de la ría entre el Museo Guggenheim y el Palacio Euskalduna, bien sea ascendiendo al Pagasarri o yendo a Santo Domingo; siempre preocupado por el Athletic de Bilbao; y, en especial, de haber descubierto “mi faceta de aita de mis tres hijas (aunque muchas veces fuera un ´padre ausente´, pues de mi figura mi mujer se hizo cargo, cuando eran pequeñas ) y aititite de ocho nietos que me han cambiado la vida, y de los que espero poder disfrutar muchos años.

Mi vida empresarial y profesional no ha sido un camino de rosas donde se han combinado momentos duros con otros de satisfacción, con errores y aciertos, con éxitos y fracasos unas veces con la suerte a favor y otras en contra, con amigos y, me gustaría pensar, pocos enemigos, pero al final, mi balance, mi manera de entender lo que he hecho y vivido, lo considero positivo.

En cualquier caso, estar propuesto para el premio Joxe Mari Korta, que es mucho más que un simple premio empresarial, quiere decir que alguna cosa he hecho bien, y agradezco ese reconocimiento desde lo más profundo de mi corazón”.

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.

Aceptar Más info