SEA sobre el Impuesto de Actividades Económicas: Los acuerdos y la palabra se cumplen

Se acabó. Desde SEA Empresarios Alaveses hemos mantenido un silencio responsable y leal desde que el pasado 7 de septiembre escucháramos una intervención del Alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran, en la que manifestaba que “quizás en 2015 no sea posible bajar el IAE”.

¿Cómo que quizás? Pero si hay un compromiso público, nos dijimos. ¿Dónde queda la palabra dada por los políticos a comienzos de 2015?

Una vez más, con ánimo constructivo e intentando evitar incendios gratuitos, contactamos con todas las personas, partidos políticos e instituciones intervinientes en esta historia que rodea a una subida injusta y desmedida del Impuesto de Actividades Económicas.

Hasta ayer mismo lo hemos intentado todo, con unos y con otros. Intentando mediar. Intentando conciliar a las partes. Y, sobre todo, explicando lo que es el IAE.

Lejos de concernir solamente a las grandes empresas de nuestra provincia o de nuestro municipio, como torticeramente se ha querido trasladar a la opinión pública, es un tributo que han de pagar muchas pequeñas compañías y muchos autónomos. El IAE no grava los beneficios, las ganancias obtenidas, sino que se fija exclusivamente en la facturación pasada para cobrar un impuesto en el presente, de tal forma que, sea la empresa grande o pequeña, si facturó 2 millones de euros aunque gastara 3 para conseguirlo, y su situación económica actual sigua siendo complicada y de color rojo, no se libra de pagarlo, aunque no haya tenido beneficios sino todo lo contrario. Por este impuesto están afectadas en torno a 2.000 empresas en Vitoria-Gasteiz y 9 de cada 10 son pymes y autónomos.

Estimados representantes de la soberanía popular esta es la realidad y no otra. La subida a la que condenan a las empresas tras incumplir su palabra e ignorar las necesidades de éstas va contra la creación de empleo y contra el progreso de Álava.

Los hechos son claros y los responsables de que esto ocurra de sobra conocidos. PP y EH Bildu apadrinaron una subida del 41% de este impuesto mientras congelaban el resto. SEA, en representación del empresariado alavés, puso firmes y solventes argumentos encima de la mesa que arrancaron de PP y PNV el compromiso de corregir tamaño atropello y dejarlo en una subida del 5%.

Llegaron las elecciones forales y municipales y el compromiso no fraguó. Que no les dio tiempo. ¡Vaya! Unos y otros lo dejaron para después. Y llegó ese momento y los recién elegidos Diputado General de Álava y Alcalde de Vitoria-Gasteiz escenificaron en su primer encuentro su voluntad de hacer los deberes pendientes en la materia que nos ocupa.

Nos podían haber ahorrado unos y otros cruces de declaraciones y reproches mutuos. Al fin y al cabo estamos donde estábamos en el 11 de noviembre de 2014 cuando Javier Maroto y Kike Fernández de Pinedo se daban la mano y acordaban penalizar a quienes cada día ponen en riesgo su patrimonio, crean empleo y generan riqueza en Vitoria-Gasteiz y Álava. Actores a los que ahora se suma el Alcalde Gorka Urtaran justificando su decisión en unos presupuestos que le atan de manos.

Echaré mano, una vez más, de lo que ya fallara a favor de SEA el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en relación a este tema: “…el incremento no parece tener cabida en la realidad social actual, desde hace ya algunos años, y es que no es lógico que en un contexto de crisis económica de notable gravedad, con una cantidad importantísima de empresas cerradas, de locales de comercio vacíos, etc…; se pretenda justificar el incremento en la evolución de la actividad económica. En principio, la situación económica lo que ha generado ha sido el cierre de multitud de empresas y una rebaja del precio tanto de los locales como de los alquileres. Se justificaría así…bien el mantenimiento, bien, incluso, la reducción de valores, pero lo irrazonable es el incremento de éstos”.

Y encima tenemos que escuchar que “los empresarios deben comprometerse con la creación de empleo” en nuestra provincia. Ya me dirán cómo lo vamos a hacer si en vez de alisar el camino y arbitrar medidas que así lo propicie lo único que hace, en este caso el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, es aumentar la carga impositiva.

¿Saben que con lo que van a recaudar, con esos 5,4 millones de €uros, se podrían generar 500 puestos de trabajo?

Entérense de que para gravar los beneficios ya está el Impuesto de Sociedades.

Sepan, lo repetimos por activa y por pasiva, que los empresarios y empresarias, nos lo oirán decir a todos como a uno solo, somos partidarios de pagar impuestos porque con ello contribuimos a la creación de riqueza en nuestra tierra y al sostenimiento de la sociedad del bienestar.

El objetivo prioritario y compartido por todos -empresas, trabajadores, administraciones y sociedad en general-; no puede ser otro que el de generar empleo y riqueza, favoreciendo el nacimiento de nuevos proyectos empresariales, y el mantenimiento de los que ya existen, para de esa forma tratar entre todos de sostener los niveles de bienestar social que hasta ahora hemos venido disfrutando. Algunos parece que no lo tienen claro y olvidan que además de predicar hay que dar trigo.

Si finalmente, fíjense que uso todavía el condicional dejando una puerta abierta a la esperanza de que haya un cambio de opinión, se obstinan en mantener la subida del 41% del Impuesto de Actividades Económica, SEA Empresarios Alaveses seguirá peleando ante los tribunales para buscar justicia y dejará de creer en los acuerdos y la palabra.

Fdo. Pascal Gómez, Presidente de SEA Empresarios Alaveses y Comité Ejecutivo de SEA

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.

Aceptar Más info