Requisitos de diseño ecológico para las lámparas de uso doméstico no direccionales

REGLAMENTO (UE) 2015/1428 DE LA COMISIÓN, de 25 de agosto de 2015, por el que se modifican el Reglamento (CE) nº 244/2009 de la Comisión en lo relativo a los requisitos de diseño ecológico para las lámparas de uso doméstico no direccionales y el Reglamento (CE) nº 245/2009 de la Comisión en lo relativo a los requisitos de diseño ecológico para lámparas fluorescentes sin balastos integrados, para lámparas de descarga de alta intensidad y para balastos y luminarias que puedan funcionar con dichas lámparas, y se deroga la directiva 2000/55/CE del Parlamento Europeo y del Consejo y el Reglamento (UE) nº 1194/2012 de la Comisión en lo que atañe a los requisitos de diseño ecológico para las lámparas direccionales, a las lámparas LED y a sus equipos

La Comisión ha de realizar una revisión del Reglamento (CE) nº 244/2009 de la Comisión a la luz del progreso tecnológico, tomando nota en particular de la evolución de las ventas de los tipos de lámparas para usos especiales, para comprobar que no se usan para fines de iluminación generales, del desarrollo de nuevas tecnologías, como las LED, y de la viabilidad de establecer requisitos de eficiencia energética en el nivel de la clase “A”, tal como se define en la Directiva 98/11/CE de la Comisión.

De conformidad con las pruebas presentadas en la revisión del Reglamento (CE) nº 244/2009, no parece ser económicamente viable para los fabricantes desarrollar y comercializar a partir del 1 de septiembre de 2016 lámparas halógenas que funcionen con tensión de red que alcancen el límite establecido para la “etapa 6” del cuadro 1 del Reglamento (CE) nº 244/2009 en relación con la potencia máxima asignada para un determinado flujo luminoso asignado. Una evaluación de la evolución prevista en cuanto al aumento de la eficiencia energética de las tecnologías de la iluminación indica que el momento idóneo para la introducción de dicho límite sería el 1 de septiembre de 2018.

Con el fin de maximizar los beneficios para el medio ambiente y minimizar cualquier impacto negativo para el usuario, es necesario exigir que los futuros diseños de luminarias sean compatibles con soluciones de iluminación eficientes desde el punto de vista energético. Es necesario minimizar el riesgo de caer en un efecto de “encajonamiento técnico”, con tecnologías anticuadas de fabricación discontinuada, garantizando que las luminarias puestas en el mercado sean totalmente compatibles con lámparas de alta eficiencia, cuyo nivel de eficiencia energética sea como mínimo de clase “A+”, de conformidad con el Reglamento Delegado (UE) nº 874/2012 de la Comisión.

La revisión del Reglamento (CE) nº 244/2009 reveló la necesidad de actualizar y aclarar la definición de las lámparas para usos especiales, con el objetivo de reducir la utilización de lámparas para usos especiales en aplicaciones de iluminación general y de adaptar los requisitos a la evolución de la tecnología. Los requisitos reglamentarios deben facilitar además el uso de la solución de iluminación más eficiente desde el punto de vista energético para una aplicación especial determinada.

Es necesario garantizar la coherencia entre el Reglamento (CE) nº 244/2009 y el Reglamento (UE) nº 1194/2012 de la Comisión con relación a la definición a los requisitos de información sobre el producto aplicables a los productos para fines especiales, para lo cual la mejor forma de llevarlo a cabo es modificando de forma combinada ambos Reglamentos. Esto debe simplificar la carga del cumplimiento de los requisitos reglamentarios para los fabricantes y proveedores y apoyar la eficaz vigilancia del mercado por parte de las autoridades nacionales.

La revisión del Reglamento (CE) nº 244/2009 concluye que la viabilidad de establecer requisitos de eficiencia energética en el nivel de la clase “A” o de otra clase superior debe ser examinada en un estudio de seguimiento exhaustivo, que debe evaluar asimismo la viabilidad de incrementar los requisitos de eficiencia energética para los productos incluidos en el Reglamento (CE) nº 245/2009 de la Comisión y del Reglamento (UE) nº 1194/2012, de ampliar el ámbito de aplicación de cada uno para optimizar las reducciones en el consumo de energía y de unificar los tres Reglamentos en una única medida de aplicación coherente sobre los requisitos de eficiencia energética aplicables a los productos de iluminación.

El Reglamento (CE) nº 245/2009 señala que el consumo de energía en la fase de utilización y el contenido de mercurio de las lámparas son su objeto significativo. Así pues, establecer requisitos de comportamiento del producto para las lámparas sin contar con requisitos de eficiencia o de contenido de mercurio da lugar a una carga regulatoria innecesaria y podría llevar a una eliminación progresiva de los productos sin que haya razones sólidas para ello. Modificar el ámbito de aplicación de los requisitos de comportamiento del producto para ajustarlos al objeto significativo del Reglamento deberá mejorar, por lo tanto, la adecuación de la reglamentación.

Al considerar la necesidad de revisar la reglamentación en materia de diseño ecológico y de etiquetado energético en los que se refiere a la iluminación, sería conveniente reconsiderar, entre otras cosas, la exención de las lámparas con casquillos de tipo G9 y R7, así como los requisitos mínimos de comportamiento energético de las lámparas.

Las medidas previstas en el presente Reglamento se ajustan al dictamen del Comité establecido por el artículo 19, apartado 1, de la Directiva 2009/125/CE.

Esta página utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios.
Si continúas navegando, sin modificar la configuración, consideramos que aceptas su uso. Puedes modificar la configuración en cualquier momento.

Aceptar Más info