Una cuarta parte de las empresas consultadas por SEA admite que tendrá que disminuir sus plantillas