Álava ha perdido en enero 450 personas autónomas de las 20.000 que trabajan en la provincia