“Hay que ser más arriesgados con la política fiscal porque Euskadi está perdiendo atractivo”